8 meses después….

Apenas le quedan horas a este 2016 que me ha hecho tocar fondo, que me ha dolido tanto y que nos ha hecho tomar decisiones tan complicadas.

Y en estas últimas horas que quedan, siento la necesidad de volver aquí, pese a haber cerrado las puertas hace 8 meses….. y darle las gracias a este 2016 tan duro y generoso a partes iguales.

5863a582c4618862718b4569

No me voy a poner a hacer ahora resúmenes de todo lo que ha pasado, dejé de escribir en los momentos más duros y hoy estoy aquí para deciros que continuamos la batalla, cerramos puertas y abrimos otras, seguimos con pruebas a cual más tortuosa, continuamos superando barreras físicas y mentales, continuamos nuestra lucha juntos tal y como la habíamos empezado hace ya 3 años, una lucha más silenciosa quizás pero a la vez mucho más intensa.

2016 no ha sido un año fácil, pero ha sido el año que me ha regalado un positivo y no, no hablo de milagros, ni mucho menos de habernos relajado, no hablo de casualidades ni hablo de loterías, no…..apostamos fuerte esta vez y aún teniendo los números en contra (para variar) aún volviendo a tocar fondo de nuevo y tramando nuevas rutas, esta vez si, esta vez llegó y hoy puedo contar que estamos embarazados de 14 semanas, semanas que han pasado volando entre incertidumbre e incredibilidad.

¿Suerte?mucha…podría decir que este 2016 ha venido cargado de suerte, de la más mala y de la más buena y que solo espero que 2017 nos devuelva esa paz y esa confianza que estos años minaron pero sobre todo que venga cargado de esperanza para todos aquellos que decidieron seguir cerrando y abriendo puertas dentro de sus posibilidades y de las que la ciencia nos da, porque esto no son milagros….. yo tengo que agradecer a la ciencia que hoy me haya puesto un poco más cerca de ser mamá y que esa palabra que me parece tan grande a estas alturas se esté haciendo realidad.

Gracias a 2016 por haberme permitido crecer en mis decisiones, en mis barreras, en mis complejos y mis miedos, gracias por haberme puesto en la cuerda floja y hacerme ver que era más fuerte de lo que pensaba, por haberme permitido descubrir avances, investigaciones, complicaciones y técnicas que se escapaban de aquella visión inocente del que conociendo una FIV ya conocía mucho de la infertilidad.

Y mi deseo para un año nuevo… que nadie que sienta en lo más profundo el deseo de ser madre se vea privada de ello porque la naturaleza no debería privar a nadie de semejante instinto. A todas vosotras que seguís en vuestras batallas ojalá 2017 sea generoso de una vez.

Gracias a los que me habéis acompañado en este camino que no ha sido sencillo y a los que pese a las malas noticias y los tropezones no habéis huido, habéis sabido estar pese a que no lo puse nada fácil. Gracias a los que han sabido estar en las malas, los que han decidido preguntar, informarse y sobre todo escuchar, los que no se han escondido tras un “bueno ya vendrá” “son rachas” “en cuanto estéis más relajados” o los que han puesto distancia de por medio. Comencé este blog hablando de las amistades y hoy lo vuelvo a cerrar habiendo aprendido mucho de las amistades y reflexionando sobre aquello que en un inicio dije “se lo perdonaría todo” la infertilidad no lo ha puesto fácil y te regala una gran mochila de recuerdos y soledades difícil de olvidar que solo el tiempo decidirá si descarga o no…

Ahora empezamos una nueva etapa …y tenía que compartirlo aquí, cerrar una etapa y un año de Estela en el que todo fuera muy distinto…gracias por haberme acompañado.

Anuncios