8 meses después….

Apenas le quedan horas a este 2016 que me ha hecho tocar fondo, que me ha dolido tanto y que nos ha hecho tomar decisiones tan complicadas.

Y en estas últimas horas que quedan, siento la necesidad de volver aquí, pese a haber cerrado las puertas hace 8 meses….. y darle las gracias a este 2016 tan duro y generoso a partes iguales.

5863a582c4618862718b4569

No me voy a poner a hacer ahora resúmenes de todo lo que ha pasado, dejé de escribir en los momentos más duros y hoy estoy aquí para deciros que continuamos la batalla, cerramos puertas y abrimos otras, seguimos con pruebas a cual más tortuosa, continuamos superando barreras físicas y mentales, continuamos nuestra lucha juntos tal y como la habíamos empezado hace ya 3 años, una lucha más silenciosa quizás pero a la vez mucho más intensa.

2016 no ha sido un año fácil, pero ha sido el año que me ha regalado un positivo y no, no hablo de milagros, ni mucho menos de habernos relajado, no hablo de casualidades ni hablo de loterías, no…..apostamos fuerte esta vez y aún teniendo los números en contra (para variar) aún volviendo a tocar fondo de nuevo y tramando nuevas rutas, esta vez si, esta vez llegó y hoy puedo contar que estamos embarazados de 14 semanas, semanas que han pasado volando entre incertidumbre e incredibilidad.

¿Suerte?mucha…podría decir que este 2016 ha venido cargado de suerte, de la más mala y de la más buena y que solo espero que 2017 nos devuelva esa paz y esa confianza que estos años minaron pero sobre todo que venga cargado de esperanza para todos aquellos que decidieron seguir cerrando y abriendo puertas dentro de sus posibilidades y de las que la ciencia nos da, porque esto no son milagros….. yo tengo que agradecer a la ciencia que hoy me haya puesto un poco más cerca de ser mamá y que esa palabra que me parece tan grande a estas alturas se esté haciendo realidad.

Gracias a 2016 por haberme permitido crecer en mis decisiones, en mis barreras, en mis complejos y mis miedos, gracias por haberme puesto en la cuerda floja y hacerme ver que era más fuerte de lo que pensaba, por haberme permitido descubrir avances, investigaciones, complicaciones y técnicas que se escapaban de aquella visión inocente del que conociendo una FIV ya conocía mucho de la infertilidad.

Y mi deseo para un año nuevo… que nadie que sienta en lo más profundo el deseo de ser madre se vea privada de ello porque la naturaleza no debería privar a nadie de semejante instinto. A todas vosotras que seguís en vuestras batallas ojalá 2017 sea generoso de una vez.

Gracias a los que me habéis acompañado en este camino que no ha sido sencillo y a los que pese a las malas noticias y los tropezones no habéis huido, habéis sabido estar pese a que no lo puse nada fácil. Gracias a los que han sabido estar en las malas, los que han decidido preguntar, informarse y sobre todo escuchar, los que no se han escondido tras un “bueno ya vendrá” “son rachas” “en cuanto estéis más relajados” o los que han puesto distancia de por medio. Comencé este blog hablando de las amistades y hoy lo vuelvo a cerrar habiendo aprendido mucho de las amistades y reflexionando sobre aquello que en un inicio dije “se lo perdonaría todo” la infertilidad no lo ha puesto fácil y te regala una gran mochila de recuerdos y soledades difícil de olvidar que solo el tiempo decidirá si descarga o no…

Ahora empezamos una nueva etapa …y tenía que compartirlo aquí, cerrar una etapa y un año de Estela en el que todo fuera muy distinto…gracias por haberme acompañado.

Anuncios

Tiempo, redes, infertilidad……

Hoy me ronda algo en la cabeza y quiero saber ¿qué pensáis?

Llevo un par de meses que no encuentro tiempo, el día sigue teniendo las mismas horas hago más o menos las mismas cosas, pero siento que voy a contrarreloj en redes, en el blog, en el foro, en twitter, de facebook ni hablamos porque está a punto de pasar a la historia para mí, instagram ni olerlo y el resto las desconozco.

Entré de lleno en la infertilidad en julio, pleno verano, plenas vacaciones, el día pasó de tener 24 horas a 100, las noches eran eternas y los planes no abundaban o yo no quería verlos. Abrir este blog, un foro y leer todas las historias que circulan en la red sobre infertilidad se convirtió en mi mejor tarea, la más gratificante, la que me ayudó a mirar al futuro, a conocer mucho más sobre todo este mundo y lo que tendríamos que andar en él.

Se me quedaron cortas estas ventanas 2.0 y salté a twitter, en ese tiempo hice grandes amistades, fundamentales en este proceso y los grupos y conversaciones por whasapp se multiplicaron.

Pero ¿ahora?…..ahora estoy en un punto en el que no avanzo, sé demasiado quizás sobre los inicios a la infertilidad, no tengo mucho que contar o compartir porque los tratamientos nos llevan al banquillo muy frecuentemente y a esperar y esperar.

Mr Planeta, llegó a pensar que tenía adicción a vosotros, sí, a las redes (pero luego si me ve mal, me pregunta…¿has consultado el blog?¿le has contado lo que te pasa a….?) él no puede dar respuesta a mi necesidad de tratar el tema día a día y ha llegado a entenderme, el otro día, en un ataque de llorera sin motivo, vi de reojillo que miraba como comprar el libro de “No tires la toalla, hazte un bonito turbante” algo me dice que no es para él…jeje

No quiero que la infertilidad sea el motor de mi vida, no quiero que mi día a día gire en torno a lecturas y consultas, no me malinterpretéis pero no es que no quiera leeros no……es que me encuentro en el dilema de…¿qué quiero en estos momentos? ¿qué necesito? ¿es bueno vivir el 50% de mi día en red? ¿cómo lo hacéis vosotras? ¿sentís esa necesidad? porque yo hay días que lo necesito y un café en el trabajo es una buena excusa para ojearos y otros que querría olvidarme de todo.

Le tengo mucho cariño a este blog, me ha dado tanto, me ha ayudado tanto saber que estáis ahí que si no escribo siento que no lo alimento, si no entro siento que lo abandono, la euforia del principio se ha apaciguado y me pregunto…¿Este blog me acompañará toda una vida? ¿Estela tendrá fecha de caducidad? ¿Estaré descuidando otras facetas de mi vida?

¿Qué es para vosotros vuestro blog, la infertilpandy y todo este mundo? ¿lo mío solo es falta de organización? o ¿estoy en un momento de desgana total?

No quiero verme tirada en el sofá sin proyectos, solo dejando que los días pasen y pasen…no es por falta de proyectos, no, tengo mil ideas anotadas esperando su momento…

Siempre me quedará una respuesta a esto…

la culpa de mi desgana, desorganización, agobio, cargo de conciencia y estancamiento…

la culpa la tienen la hormonas,¿ verdad?

La infertilidad y la ficción

¿Cuántas veces habéis creído encontraros identificadas en el argumento de un libro, una película o una serie que os tiene enganchada con un personaje en concreto con el que empatizáis? A lo largo de la vida y con más frecuencia en la adolescencia buscamos respuestas en las letras de las canciones o en la ficción, buscamos una historia paralela que nos descubra el final del camino, que nos solucione las dudas en amores y los lazos de amistad. Por lo menos en mi caso siempre ha sido así.

En cuanto al tema infertilidad (tema estrella de mi vida de un tiempo a esta parte) no busco un libro sobre una protagonista infértil ni mucho menos una película, donde descubrir sentimientos y reconocerme, pero una cosa es no buscarlo y otra ver como el mundillo de la ficción nos trata.

Estoy cansada de locas infértiles que secuestran al bebé del vecino, asesinan a la madre o la persiguen de un modo maniático. Me he topado con varias películas de poca monta de esas ideales para echar una buena siesta donde si aparece alguna infértil es en el papel de “la mala” y luego añadimos un “basada en un caso real” toma ya! Que no digo yo que eso no haya pasado y haya sido espeluznante pero ¿qué tal si en alguna serie o peli tuviera el papel de buena o por lo menos no acabara en el psiquiátrico?

La otra tarde con la tele de fondo en casa, de repente una recién casada estaba preocupada por su fertilidad, varios meses de búsqueda y nada, me sorprendió ver como en la serie la familia se preocupaba por ella y le mostraba apoyo. Se sucedían conversaciones y se profundizaba en el sentimiento y en como afectaba a la pareja, no le ví pinta de maniática ni asesina y me sorprendió, no sé si es la mala de la seria pero no lo parecía y eso me sorprendió aún más.

¿Qué opináis? hablamos muchas veces de tema tabú, pero es cierto que ni la ficción nos ayuda a normalizarlo, no lo tratan si no es en el plano más tremendista.

Todos conocemos o hemos oido hablar de “ese matrimonio mayor que no pudo tener hijos” ¿os imagináis lo que debió suponer en otros tiempo sin tanto adelanto el ser infértil? o la historia de “esa mujer que no tuvo hijos y dejó su herencia a sus sobrinos” ¿cómo fué para muchas mujeres sentirse solas y sin poder cumplir esa faceta de madre si alguna vez lo desearon?

A veces miramos a nuestro alrededor y vemos las injusticias de aquel que sufre por una desgracia o enfermedad pero creo (o por lo menos en mi caso) que nos autoconvencemos de que “lo llevan bien” “mejor no preguntar” “fue feliz””no es tan grave” etc…

Resumiendo, por mi parte un OLE a todas aquellas parejas infértiles de la historia que vivieron su suerte unidos, encontrando la fuerza y los motivos para ser felices aún no siendo padres. Un OLE porque no todas fueron locas asesinas, ni secuestradoras de bebés, ni perdieron la cabeza o acabaron abandonadas por dementes y sobre todo un OLE por todas esas parejas que encontraron en sus sobrinos colmada esa felicidad del que da más de lo que la naturaleza le ha permitido recibir.

Señores del cine, la tele y las buenas novelas………para cuando “una historia real de infertilidad”

¿Conocéis algún buen libro, peli o serie que lo trate como debe?

Temas Tabú “LA INFERTILIDAD”

Ayer leyendo el blog de “diario de una madre ingeniera” la chica de su historia decía que las infértiles somos en parte culpables de que esto sea un tema tabú al esconderlo.

Estoy en parte de acuerdo, cuando comienzas la búsqueda sabes que hay un % de mujeres que no lo consiguen de forma natural, nunca esperas formar parte de ese %, pasas de puntillas por el tema, es algo que mejor no mirar mucho por no gafar, verdad?

Cuando te enteras de pleno que tus posibilidades de quedar embarazada de forma natural se reducen a un 1% de milagro lloras, se llora mucho, se te pone un nudo en la garganta que te corta la respiración y te sube una angustia del estómago que pocas veces en tu vida has sentido. Te sueles enterar cuando llevas muchos meses o años ilusionándote en cada ciclo, mirando de reojo otros bebés y elaborando una lista mental de nombres.

Y entonces ¿que hacer? ¿contarlo? ¿callarlo? 

Sabes que la gente que te quiere puede sufrir con esto, ¿mejor dejarlos felices en su ignorancia? ¿mejor inventar motivos que retrasan la llegada del bebé? tampoco sabes muy bien lo que necesitas oir y activas un mecanismo de defensa muy sensible que dispara a la primera palabra que no es de su agrado.

Como os conté al inicio, nosotros decidimos contarlo a padres y hermanos, nada más. Cuando se lo conté a mis padres, mi madre rápidamente dijo que mi hermano no tenía por qué saberlo y que el resto de familia (primos y tíos) no tenían por qué enterarse nunca.

En ese momento piensas ¿estoy haciendo algo mal? ¿me tengo que esconder? ¿es ilegal?

En todo este cóctel de sentimientos, decidí confiarlo a mis dos mejores amigas, me ayudó llorar con ellas y un abrazo que aún tengo grabado, en realidad creo que a veces solo necesitas minutos y minutos de un abrazo enorme. Saben que busqué información en internet, saben que tengo un alias, saben que tengo un blog, saben que ya inicié tratamiento….pero a día de hoy no saben que estoy en puertas de una FIV creo que me perdieron la pista antes de la cancelación de mi segunda IA. No las culpo, las quiero un montón, ellas intentan distraerme con otros temas, también tienen los suyos que no son menos importantes y piensan que cuando necesite hablar las llamaré. Saben que soy reservada y han decidido no agobiar.

En el trabajo, decidí contarlo a mi jefa para el tema de los permisos para las citas y a dos compañeras que hace muchos años pasaron por la infertilidad. Se han portado genial, discretas pero atentas, preocupadas y amables, generosas en todo momento. En los últimos meses he acabado contando con naturalidad a otros cuantos compañeros de trabajo el momento por el que estoy pasando, como el que cuenta que se tiene que hacer revisiones del corazón y controlar su colesterol. No me he sentido incómoda, todo lo contrario, me he sentido relajada, no tengo por qué fingir que tengo un buen día cuando no es así y veo en sus saludos y gestos complicidad y ánimos.

Entonces ¿por qué es un tema tabú? por todas aquellas personas que sabes que no te quieren bien y que harán de esto su tema de conversación en cada reunión o café. ¿ por qué ellas y las otras no? porque a las que me quieren con sinceridad o están en mi vida porque yo he decidido que estén en ella les perdonaría cualquier comentario desafortunado, al resto no.

¿Queréis un ejemplo?

Mi mejor amiga: comentó la última vez que echamos unas cervezas lo siguiente “y no pueden pincharte todas esas hormonas y decirte, venga, mañana a las 9 echas el polvo de tu vida y listo, conseguido, es que de ese modo no es tan frío” creo que piensa que no sabemos echar un polvo y hemos elegido la reproducción asistida como el que se va al concesionario a por un coche, pero la quiero tanto que puede decir misa yo decido si respondo o lo dejo pasar.

Una prima y su marido: (en el grupo de los que no he elegido y no me queda claro si me quieren bien) tuvimos una amiga en común que tardó 5 años en tener a su bebé tras pasar por numerosos tratamientos y en este embarazo pasó los 9 meses en cama con mínimas posibilidades de conseguir llegar al parto, ella se denominaba “la pupas de las embarazadas”, en una conversación que tuve sola con mi prima y su marido hablando de nuestra amiga común comentaron “es normal, normal que ese embarazo se pare porque no es algo natural, es un cuerpo extraño y todo tan mecanizado que no puede salir bien” las miradas, la forma de hablar, la ignorancia y las ganas de regodearse en el mal de terceras personas me puso enferma (sin saber  que sería la siguiente en la infertilidad).

Conclusión, puedo normalizar el tema de la infertilidad con muchas personas que no tienen por qué ser amistades íntimas, pero que han demostrado cierta competencia de empatía hacia mí. Puedo compartirlo con quien sé que lo tratará con respecto y que los comentarios absurdos que haga desde su ignorancia podrán ser corregidos sin temor a reprimendas o a acusaciones de “obsesión”.

He comprobado que la mayoría de la gente no sabe ni que es IA ni que es FIV ni que hay que pincharse, hormonarse, etc, que algunos piensan que somos infértiles por decisión, que otros no le dan la más mínima importancia que la que puede tener comprar una casa, que otros nos miran como bichos raros “que cosas” he oido más de una vez, otros no entienden por qué no nos conformamos con lo que tenemos y la naturaleza nos da pero lo que más me sorprende es que la gente que ha elegido llevar esto en secreto aunque fuera evidente tampoco se muestre empática con los que estamos viviendo en la actualidad con la infertilidad. Cometer los mismos errores que cometieron contigo me suena un poco a venganza, ¿no? o¿simplemente será inmadurez?

Menuda parrafada os he soltado jejeje y más que podía seguir. Me encantaría gritar que somos infértiles y qué, no por eso se me pone el pelo verde o contagio nada, no sentirme fugitiva de mi misma realidad pero no encuentro mejor manera de vivirla. A las que comienzan ahora o están en pleno proceso les puedo decir que con los meses lo veo como algo más normal y no me cuesta nada hablar de ello, he conseguido que no me tiemble la voz, casi no trago saliva cuando me preguntan y suelo mantener los ojos secos con la mirada fija 😉

De todas aquellas personas con las que he compartido mi infertilidad el grado de comprensión es el siguiente:

  •  Mis amistades 2.0.
  • Mr Planeta (está segundo porque vosotros le ganáis en esto)
  • Mis compañeras del trabajo
  • Mis dos mejores amigas
  • Nuestros padres (no me gusta este último puesto, los cuatro no lo ocupan del mismo modo, pero si ahora tuviera que volver atrás quizás los sacaría de la lista, eligiendo la felicidad de la ignorancia)

Y vosotros, ¿Qué opináis sobre si debería o no ser tema tabú?

Sentimientos + Infertilidad

Hoy escribo para haceros llegar una entrada muy especial de “Tus patucos y mis tacones”, es una entrada prestada con mucho cariño.

Iba a escribir lo que opinaba o pensaba sobre el vídeo pero ella ya lo explica de la mejor forma posible. Sé que muchos lo habréis visto ya, pero quería enlazar esta entrada aquí para aquellas que aún no lo hayan visto.

Espero vuestros comentarios, yo subscribo al 100% lo que expone el vídeo, aunque no he experimentado todos esos sentimientos o situaciones, los entiendo y sé que los que no han llegado llegarán y aprenderemos a llevarlos.

Ser infértil tampoco es un cheque en blanco para pelearnos con el mundo, hay que aprender a morderse la lengua a veces por todos aquellos a los que queremos, no podemos siempre culpar al resto de lo que sentimos (pero si hay que hacerlo en un momento preciso, se hace y punto).

Aquí la entrada y el vídeo.

Nota: Tengo esos besos y abrazos bien guardados para cuando llegue el momento de conocernos en persona “tus patucos y mis tacones” 😉